MendiaK: Cuitu romiru y Llanu Villar

Cuitu Romiru

INTRODUCCIÓN

La idea inicial era subir a la sierra del Aramo con el coche y realizar una ruta por todas las cumbres de la sierra acampando en las alturas entre las cimas del Gamoniteiru, Gamonal, Xistras, Barriscal o Moncuevu, una ruta sin duda gratificante y no muy complicada por las alturas del olimpo del ciclismo.

Pero no contábamos con eso, estábamos a dos días de que la Vuelta aterrizase en la zona y el Angliru, la etapa reina de la Vuelta, es un hervidero de gente esos días. A decir verdad si que contábamos con ello, pero no tan pronto, así que al llegar al Área recreativa de Viapará nos extrañó toparnos con una muralla de la Guardia Civil impidiendo acceder en vehículo a la montaña. No podíamos hacer lo que habíamos venido a hacer, pero decidimos acampar en Viapará desde ese día (cosa que fuera de este acontecimiento no esta permitido) y atacar esas montañas que se encontraban detrás nuestro, en el lado opuesto a la sierra.

No sabíamos su nombre, ni si había camino accesible desde nuestro lado, pero lo que si sabíamos era que no nos íbamos a quedar sin hacer nada lo que nos quedaba de semana.

PLANO DE LA RUTA

La ruta del mapa es realizada por otro usuario, ya que por aquel entonces no grabábamos las rutas.

  • Fecha: 13-09-2013
  • Lugar de salida:  Área Recreativa de Viapará – 683 m
  • Duración (con paradas y comida): 2 horas, 45 minutos
  • Distancia recorrida: 7,11 Km
  • Montañeros: 2
  • Cimas: Llanu Villar (1057 m) y Cuitu Romiru (1057 m)
  • Dificultad: Baja-Media
  • Condiciones Meteorológicas: Día soleado y sin viento

DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO

Salimos de Viapará en sentido descendente hasta el borde inferior del Área Recreativa, donde tomamos un camino empedrado que sale a la derecha (no el que lleva a la edificación sino el siguiente).

Ascendemos por dicho camino tomando todo en cada cruce la opción de la izquierda, hasta que llegamos a los pies de la montaña.

En este punto ascendemos por el camino para pasar junto a una borda ganadera, y cruzar una portilla. Seguimos por el mismo camino ascendiendo y tras varias curvas cerradas, el camino se torna en una recta ascendente que muere en una oquedad en la pared rocosa, no tiene ningún recoveco que no se vea en la lejanía, por lo que podemos omitir la subida hasta ella.

Para subir al collado que separa las dos cimas, debemos de tomar una senda que parte a la izquierda del camino, y sube zigzagueando entre matojos y pedrizas hasta el mismo collado (en este punto hay muchas variantes para subir, hay que elegir la idónea y tener cuidado con la piedra suelta).

Una vez alcanzado el collado cualquiera de las cimas es practicable, nos decantamos por el Cuitu Romiru, también llamado Monsacro, y para ello giramos a la derecha y ascendemos con precaución por el terreno kárstico, hasta llegar a la cima, donde nos esperan el buzón cimero (que indica Monsacro en vez de Cuitu Romiru), un vértice geodésico caído y una placa solar (de la que no sabemos su función).

Desde la cima podemos divisar la capital asturiana, Oviedo, así como el embalse de los Alfilorios o la central térmica de Soto de Ribera. Incluso en un día despejado como hoy se intuye el Mar Cantábrico en la lejanía. Hacia el sur también podemos divisar el pueblo de Riosa, hacia el Este los lejanos picos de Europa y al Oeste la cercana sierra del Aramo, nuestro objetivo inicial.

Para coronar Llanu Villar, también llamado La Fayona, debemos volver al collado y ascender al lado opuesto del que venimos, buscando el mejor itinerario entre las moles rocosas del sistema kárstico, tras un repecho alcanzamos la cima, que siendo un metro más baja que su vecina comparte las mismas vistas.

Para descender, regresamos al collado y tomamos el mismo camino que de subida.

GALERIA

CONCLUSIONES

La ruta es fácil, pero la subida al collado es potente y hay que tener cuidado en las pedrizas. También hay que controlar la situación en la zona superior, con las grietas debidas al Karst. Pero aun así una ruta rápida y accesible desde Viapará, recomendable para pasar la mañana.

La etapa del Angliru es un hervidero de gente, tras una noche de fiesta impresionante (con carpa y música toda la noche) subimos miles de ciclistas y miles de personas andando por el puerto para alcanzar un sitio idóneo. Como es de lógica, la mayoría de la gente optamos por subir hasta La Cueña les Cabres (23,5% de desnivel) un sitio donde los ciclistas se exprimen hasta su ultima gota.

Cuanto mas se acercaba el pelotón, mas gente llegaba y más se echaba la niebla, factores imprescindibles para una etapa épica. Los vehículos no podían prácticamente subir y la gente se apretaba para ver si venían y cuando llegaron fue el éxtasis, todo el mundo animando y algunos empujando a los corredores al subir. Larga espera y corto momento de gloria, pero aun así mereció la pena.

La bajada fue fatídica, todos los que subimos, bajábamos a la vez, por lo que era una procesión de ciclistas quemando freno y gente bajando ordenadamente hasta sus vehículos.

ENLACES

Mendikat: Cuitu Romiru, LLanu Villar

Angliru: Información

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos