Hoya de Huesca: Castillo de Loarre

Loarre

INTRODUCCIÓN

El castillo de Loarre se alza imponente como una lanza al recuerdo de lo que un día fue este territorio. Gracias a su destrono a favor del castillo de Montearagón la historia ha dado tregua a estas piedras para que a día de hoy podamos disfrutar de ellas.

Sin duda un gran patrimonio y bien conservado que merece la pena visitar, y que hoy nos disponemos a acercároslo.

COMO LLEGAR

HISTORIA

El castillo que hoy nos ocupa, es un castillo románico que desde su posición domina toda la Hoya de Huesca y antiguamente el pueblo de Bolea (que fue un asentamiento musulmán muy importante en la zona). Fue construido en el siglo XI y supuestamente esta erigido sobre el asentamiento romano “Calaugurris Fibularia”.

Su construcción es gracias al rey Sancho III, cuyo principal objetivo era tener controlada la localidad musulmana de Bolea. Se amplió en 1071 construyendo el castillo completo gracias al rey Sancho Ramírez, esto conllevó a la creación de un monasterio de canónigos regulares de San Agustín. Finalizando toda obra en 1287 cuando se realiza la muralla.

Debido a la construcción del castillo de Montearagón, éste pierde el carácter de monasterio y cuando los musulmanes acaban por irse de la Hoya de Huesca termina su importancia militar, por lo que en el siglo XV acaba por ser abandonado debido a que los habitantes de la zona se trasladan al actual pueblo de Loarre.

ARQUITECTURA

Parte de la fortaleza de este castillo viene dada de la peña rocosa en la que se asienta, utilizándolo como parte del castillo.

En un primer momento, cuando se construyó gracias a Sancho III, el edificio contaba con

  • Edificio real
  • La capilla
  • El torreón de la Reina
  • El patio de armas
  • Las estancias militares y de servicio
  • La torre del homenaje (antigua torre albarrana).

La muralla defiende un área de unos 10000 m², con un perímetro de 172 m. Esta compuesta de torres semicirculares en todo su perímetro (a excepción de uno cuadrado que ejerce de entrada por el Sudeste) menos en la parte de la peña rocosa.

La puerta del castillo es de estilo románico con un tímpano decorado, aunque muy maltratado por el tiempo. Al entrar podemos ver una escalera espectacular con una bóveda de cañón horizontal y decorado por una cenefa de ajedrezado jaqués (decoración muy extendida por la zona).

A mitad de escalera encontraremos dos estancias, una a cada lado, siendo la de la izquierda el supuesto puesto de guardia y la derecha la cripta antigua del castillo, la cripta de Santa Quinteria.

En la entrada de esta estancia encontramos una escalera a cada lado que nos permiten acceder a la iglesia.

La iglesia de San Pedro, de estilo románico, con un ábside semicircular adornado con diversas columnas contra los muros.

Si ascendemos encontraremos el patio de armas y junto a él la iglesia de Santa María, mucho más sombría, enfrente a esta tenemos el aljibe del castillo.

Destaca desde el patio de armas, la torre del homenaje con 22 metros de altura y 5 plantas, puede hacerse independiente del castillo, gracias a un puente que en caso de invasión se podía prescindir de él.

También cabe destacar que desde la torre del Homenaje sale un túnel por debajo del castillo hacia las montañas, del cual no se sabe su recorrido, y que servía como vía de escape en caso de que el castillo fuese invadido.

GALERIA

ENLACES

Castillo: Web Oficial, Wikipedia, Castillodeloarre.org

Hoya de Huesca: Mallos de Riglos, San Juan de la Peña, Salto de Roldán, Castillo de Montearagón, Mirador de los Buitres, Castillo de Loarre

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos