MendiaK: Moncayo, Morca y Lobera

Moncayo

INTRODUCCIÓN

Hoy nos toca descubrir la máxima cota del Sistema Ibérico, techo de dos provincias, Zaragoza y Soria, que con sus 2314,3 m es una de las montañas más prominentes de la península ibérica, estamos hablando del Moncayo o Pico San Miguel.

Su visibilidad topográfica es de unos 200 km por lo que se puede divisar desde la depresión del Ebro, e incluso en días claros se puede avistar desde el pirineo occidental. Hace de frontera natural en las provincias de Zaragoza y Soria, situado al sur de Navarra es una cima que por su altura la nieve permanece en ella casi todo el año.

Morfológicamente cuenta con tres circos glaciares (Hoya San Miguel, San Guadioso y Morca), dado su altura y prominencia es un obstáculo natural para las nubes atlánticas, las cuales se quedan encalladas en la cumbre.

PLANO DE LA RUTA

  • Fecha: 08-06-2013
  • Lugar de salida: Santuario de la Virgen del Moncayo (Ultimo parking, Parking Haya Seca) – 1537 m
  • Duración (con paradas y comida): 5  horas, 25 minutos
  • Distancia recorrida: 14,89 Km
  • Montañeros: 5
  • Cimas: Moncayo (2316 m), Morca (2280 m) y Lobera (2226 m)
  • Dificultad: Media Alta
  • Condiciones Meteorológicas: El día estaba fresco y el Moncayo no se destapo en ningún momento, teníamos el cielo revuelto y una nube permanente en la cima. Debido a la inestabilidad del cielo, nos granizó aunque fue pasajero y en los últimos metros de la ruta nos llovió pero nos resguardamos en el Santuario.

DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO

Comenzamos la ruta en el último parking antes del Santuario de la Virgen del Moncayo, denominado «Haya Seca«, desde este parking seguimos el camino que asciende hasta el Santuario, el cual al pasar a su vera cruzamos entre dos paneles de información y a los pocos metros encontramos un poste que nos indica a la izquierda a Collado Bellido (por donde descenderemos) y Moncayo a la derecha, así que haciendo caso a la señal subimos por el pinar ascendiendo mediante un zigzagueo hasta el circo de San Miguel, la ruta hasta aquí esta bastante marcada.

Una vez hemos llegado al circo de San Miguel y salimos del bosque, ascendemos por la divisoria izquierda de dicho circo, la cual lo separa del circo de San Gaudioso, subimos guiados por los mojones que a duras penas se diferencian entre tanta piedra, pero que fácilmente nos permite ascender hasta el cerro de San Juan, llegando al cerro nos internamos en la niebla que cubre toda la cumbre y que nos impide ver las magnificas vistas que posee esta cima, y como no, a parte de la niebla una vez hemos llegado al cerro de San Juan el viento persistente del Moncayo se nos une como un fastidioso invitado, dicho viento no nos abandona hasta llegar a Morca.

En el cerro giramos a la derecha y lomeamos hacia la cumbre del Moncayo, que debido a la niebla es imposible de divisar, por lo que siguiendo la parte más alta del recorrido llegamos hasta la ultima cuesta antes de la cima.

Una vez en la cima comenzamos a divisar los elementos que allí se encuentran: trincheras de piedra para resguardarse del viento, vértice geodésico, cruz y pilar de hierro. Una vez en la cima no paramos nada más que para hacer la foto de cima y tomar un bocado.

Como toda gran montaña esta cuenta con sus propias leyendas, como esta de “Los tres hermanos envidiosos”:

La leyenda cuenta que el Señor y brujo de una tribu prerromana, poseedor de riquezas y de un extenso territorio entre las tierras de lo que hoy son las provincias de Zaragoza, Soria y Guadalajara, enviudó y tuvo que hacerse cargo de sus tres hijos, que se llevaban muy mal, guiados por la envidia y la codicia por conseguir la herencia de su padre. Las duras peleas entre los hijos iban siendo cada vez más frecuentes, hasta que el padre, harto de las riñas entre sus hijos, decidió cargarles una maldición eterna de tal manera que pudieran verse pero no hablarse, convirtiéndoles así en tres altas montañas que situaría a cada extremo del territorio para que sirviera de ejemplo para tribus cercanas: el mayor, Moncayo; el mediano, Ocejón, y el pequeño, Alto Rey. Mucho tiempo después, un niño subió al Alto Rey, el menor de los tres hermanos, y pudo contemplar la vergüenza con la que se mostraban los hermanos.

Para seguir la ruta circular, volveremos hasta el cerro de San Juan y seguiremos lomeando sin descender por ningún lado, la senda es poco visible así que hay que tener cuidado para no perderse, lo mejor es seguir por la parte alta, pasaremos junto a la cima de Morca, en la que hay un buzón maltrecho con forma de jaula y unas letras (CEM), no tiene mayor interés que el buzón y menos sin vistas, por lo que proseguimos la ruta, hasta llegar a otra trinchera, en la cual nos desviaremos hacia la derecha descendiendo hasta el collado de San Marcos.

Una vez en el collado volveremos a ascender siguiendo los mojones y los postes de madera que nos encontremos en el camino, divisaremos un vértice geodésico que marca la cima Lobera, seguimos con la misma orientación y comenzamos a descender ayudados por los mojones pasando cerca de una rustica edificación con forma de cabaña de piedra.

Seguiremos descendiendo hasta llegar al collado y si tenemos la oportunidad podremos divisar a la derecha del collado las peñas de Herrera.

Antes de descender hasta el centro del collado, nos desviaremos a mano izquierda entre la vegetación por una senda marcada con marcas negras y blancas, dicha senda se dirige al santuario pasando por debajo del circo u Hoya de Morca, alternando entre bosque de Pinos y pedregales típicos de un circo glaciar, una vez pasado el circo de Morca, nos internamos en el pinar que nos acompañara hasta el Santuario de Moncayo, por lo que aunque la senda pasa por el Circo de Guadioso, no tenemos la oportunidad de divisarlo.

Tras salir del Pinar llegamos al inicio de la ruta, donde se encuentra la señal, al llegar al Santuario, se agradece un café calentito.

GALERIA

CONCLUSIONES

Cogimos un muy buen ritmo de subida aun sabiendo que era una buena subida continua hasta Cerro San Juan, dicho cerro en algunos sitios, lo marca como cima, así que se podría decir que hicimos cuatro cimas dicho día. El viento Cierzo que había en la cima junto con la niebla nos impidieron disfrutar del esplendor de dicha cima, aun así la ruta gana muchos puntos por el descenso desde collado Bellido, ya la senda pasa por unos bonitos paisajes.

Me gustaría también recomendar el sitio donde dormimos, el Albergue Juvenil de Alcala de Moncayo, situado en la localidad del mismo nombre, porque tuvieron un buen trato con nosotros y estuvieron pendientes de nuestro confort en todo momento, desde aquí doy las gracias principalmente a Javi, que nos atendió de cine, si volvemos por la zona seguro que nos pasamos por allí.

El viaje no finalizó con la ruta sino que estuvimos el fin de semana conociendo sitios cercanos y no tan cercanos, pasamos por Tarazona:

Nos sorprendimos de camino con Turruncún y dormirnos en su área recreativa, pasando la noche con unos chavales que conocimos allí:

ENLACES

Mendikat: Moncayo, Morca, Lobera

Moncayo: Wikipedia, Turismo de Zaragoza, Tarazona

Track: Wikiloc

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos