MendiaK: Desfiladero del río Ayuda (Okina – Sáseta)

Okina

INTRODUCCIÓN

El reto que hoy acometemos es descubrir el Desfiladero del río Ayuda, también llamado Desfiladero de Okina, que como dicho nombre indica se encuentra situado entre el pueblo de Okina y el pueblo burgalés de Sáseta. Sitos en las profundidades de los Montes de Vitoria.

Supuestamente fue un importante paso en la antigüedad ya que pertenecía a la Ruta del Vino y del Pescado (actualmente GR-38), otrora funcional.

PLANO DE LA RUTA

  • Fecha28-11-2013
  • Lugar de salida: Okina – 794 m
  • Duración (con paradas y comida): 2  horas, 51 minutos
  • Distancia recorrida: 12,3 Km
  • Montañeros: 1
  • Cimas: Ninguna
  • Dificultad:
    • Medio: 1
    • Itinerario: 1
    • Dificultad: 1
    • Esfuerzo: 1
  • Condiciones Meteorológicas: Temperaturas muy bajas, día despejado y helada a ras de suelo.

DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO

La ruta es fácil y esta excesivamente señalizada dado que se trata de un tramo de GR-38 (Ruta del vino y el pescado). Por eso seguiremos toda la ruta las vistosas marcas blancas y rojas.

Desde el pueblo de Okina partimos hacia el sur, en dirección contraria a la carretera que llega al pueblo, andando río abajo por su margen izquierda. La señalización en el pueblo es inequívoca, marcada en postes de madera con señales color granate.

Salimos de la población por una pista cementada entre parcelas, andando entre hayas. Cruzamos junto a un abrevadero y seguimos hasta llegar a un portillo. La ruta sigue sobre cemento no demasiado tiempo, hasta que llegamos la unión de aguas del río ayuda con las aguas que bajan del barranco de Arangacha, en dicho barranco si hay agua suficiente, se crean multitud de saltos de agua.

Para seguir la ruta un sencillo puente nos permite cruzar el arroyo y seguir a partir de ahora por una senda de tierra. En este punto es donde realmente comienza el desfiladero y por ende la zona con más atractivo de toda la ruta.

Seguiremos la ruta que realiza suaves subidas y bajadas, pasando entre robles y hayas. En cierto puntos, donde las aguas bajan de la montaña y se forman pequeños arroyos, nos encontraremos el camino anegado. En este tramo iremos a poca distancia del río, así que hay que aprovechar, porque mas adelante el río desciende mientras la senda mantiene la cota.

La ruta continua sin perdida camino a Sáseta y vamos dejando el desfiladero atrás mientras vemos las laderas abrirse a nuestro paso y volvemos a estar a la cota del río, a lo lejos podemos llegar a visualizar la sierra de Cantabria. Tras llegar al portillo que marca el final del desfiladero, continuaremos por poco tiempo llegando a Sáseta.

La vuelta se realiza por el mismo trayecto, aunque también hay variantes que ascienden a los montes cercanos como Butxisolo o Alto del Silo y bajan por los barrancos adyacentes.

GALERIA

CONCLUSIONES

Se trata de una ruta fácil y de gran belleza, que en días de soledad como el que me tocó permite disfrutar del sonido del agua, los animales y el susurro de las hojas. Recomiendo esta época otoñal porque veremos diferentes tonalidades en la vegetación y la cantidad de agua será mayor que en temporadas estivales.

Otra recomendación es investigar todos los rincones del río que podamos, ya que encontraremos recovecos de gran belleza y veremos sorpresas como pozas naturales que llaman a un chapuzón (buena idea para refrescarse en verano), yo opté por investigar a la vuelta ya que a la ida me pareció mejor idea tomar contacto con la zona.

ENLACES

Track: Wikiloc

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos