MendiaK: Anayet

Anayet

INTRODUCCIÓN

Aunque nos parezca extraño en Pirineos tenemos volcanes, extintos, pero al fin y al cabo volcanes. Uno de ellos es Anayet un antiguo volcán situado cerca de la frontera con Francia.

Estamos ante una cima de gran belleza dentro del valle de Tena. Además de un recorrido muy concurrido que realiza gran cantidad de gente hasta los Ibones de Anayet por el GR-11.

Si algo nos va a llamar la atención de esta montaña es el color rojo de parte de sus rocas.

MAPA

  • Fecha: 06-08-2020
  • Lugar de salida: Aparcamiento Anayet – 1617 m
  • Duración (con paradas y comida):  6 horas, 45 minutos
  • Distancia recorrida: 16,1 Km
  • Montañeros: 2
  • Cimas: Anayet (2574 m)
  • Dificultad:
    • Medio: 4
    • Itinerario: 2
    • Dificultad: 5
    • Esfuerzo: 3
  • Condiciones Meteorológica: Día caluroso y soleado.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Dejamos el coche en el aparcamiento de Anayet, junto al Corral de las Mulas. Este concurrido aparcamiento (o los otros dos aledaños) nos permiten entrar en los territorios de la Estación de esquí de Anayet, que forma parte del complejo de Formigal.

Siguiendo la carretera descendemos hasta el cauce del río Gállego que en estos momentos es un pequeño arroyo. Desde este punto comienza la ascensión, la cual no cesa hasta los Ibones.

Sin pérdida seguiremos ascendiendo por la carretera hasta las instalaciones de la estación de esquí y bordearemos el edificio principal para comenzar la ruta montañera de verdad.

Una senda comienza a internarse en el barranco de Culivillas que en un primer momento tras un repecho, llanea hasta encararse a la parte más interna del barranco, bordeando la Punta de la Garganta ascenderemos sin pérdida por el Gr-11 (seguramente lleno de gente) hasta los Ibones.

El último repecho hasta los ibones se endurece un poco, pero es factible.

Los Ibones de Anayet son dos pequeños lagos que se encuentran un una llanada a una altura de 2224 metros rodeada de cimas llamada Llanos de Anayet. Los lagos son de origen glaciar y según la temporada encontraremos mayor o menor cantidad de agua.

Una vez en la planicie de Llanos de Anayet donde se sitúan los ibones antes de descender a los mismos se nos abre la panorámica teniendo bajo nosotros los mismos ibones, a nuestra izquierda el peculiar Midi d’Ossau y frente a nosotros nuestro objetivo, la escarpada cima de Anayet.

Seguiremos frente a nosotros por la senda que transcurre por el sur del Ibon más grande y nos aproximamos entre rocas sin ganar ni perder altura al zigzagueo que nos permitirá acceder al Collado Rojo (nombre que deriva del color de la roca) o Cuello de Anayet.

Desde este mismo collado podemos acceder a las otras cimas secundarias de Anayet, al llegar frente a nosotros se encuentra Punta de las Negras y a nuestra izquierda el Vértice de Anayet (llamada también Punta O Garmo). Pero nosotros tenemos solo como objetivo ascender a Anayet.

Para ello desde el collado giramos a la derecha y por la vertiente occidental de la cresta (la contraria a los ibones) ascendemos al cordal y nos situamos en su vertiente oriental.

Comenzamos la zona más exigente de esta cima que nos separa de la cumbre. En un primer momento tenemos una pedrera en la que un errático zigzagueo nos sitúa junto a las cadenas instaladas para sortear una placa inclinada de roca.

Estas cadenas (que algunos consideran inútiles) a mi parecer son de utilidad para progresar y puesto que están es ilógico no utilizarlas. Las cadenas tienen 3 partes:

Comenzamos por un tramo horizontal que antecede a un breve paso vertical que nos deja en la base de la pared rocosa y por último un tramo horizontal en un saliente rocoso que nos sirve a modo de pasamanos.

Una vez hemos sorteado esta zona al salir tenemos una placa rocosa e inclinada que no tenemos que obviar y tener cuidado.

Seguimos por una marcada senda hasta un giro a izquierdas. Y frente a nosotros se encuentra el último tramo complicado, la chimenea de Anayet. Es una canal con bastante piedra suelta pero buenos agarres, en un primer tramo tenemos en forma de chimenea pero que se abre a medida que ascendemos, hasta llegar prácticamente a la cima.

Desde la cima tenemos una vistas geniales hacia las grandes cimas pirenaicas pero la que se lleva todos las atenciones es el Midi d’Ossau. No debemos perdernos otras zonas interesantes, como el barranco de Canal Roya (otra de las ascensiones de esta cima):

El descenso lo realizamos por el mismo trayecto, deberemos tener cuidado bajando la chimenea y en el tramo de cadenas. Una vez superados estos tramos, ya solo nos queda descender por el GR-11 hasta el aparcamiento.

ITINERARIO FOTOGRÁFICO

CONCLUSIONES

Esta ruta es exigente, ya que tendremos que hacer un buen desnivel en bastantes kilómetros, dejando para el final los tramos más exigentes.

No es recomendable para todo el mundo, pero si ya tienes experiencia en montaña y en pasos expuestos es factible sin mayor problema.

Seguiremos prácticamente todo momento hasta el collado rojo el GR-11 además que normalmente hasta los Ibones se trata de una ruta muy transitada por todo tipo de gente.

Aunque los ibones filtran bastante gente, seguiremos teniendo buen tráfico de gente hasta la cima. Por ello se pueden crear embudos en los tramos más conflictivos como son las cadenas y la chimenea.

Recomiendo no tener prisa e ir por partes, dejar pasar para que te dejen pasar y no cruzarse en mitad de los tramos más expuestos.

En nuestro caso en la cima había gran cantidad de insectos que nos molestaron en gran medida, y por lo que comentamos con varios montañeros que habían estado anteriormente, suele ser normal en temporada estival, por lo que hay que tenerlo en cuenta.

También recordar que el baño en los ibones no está permitido:

“En reconocimiento a su importancia e interés medioambiental, los ibones aragoneses están protegidos, bien porque se localizan dentro de algún Espacio Natural Protegido, bien porque están incluidos dentro del Inventario de Humedales Singulares (Decreto 204/2010), o por ambas medidas a la vez.”

Con terreno mojado tendríamos que pensar si realizar el tramo de las cadenas o la chimenea, cada uno tiene que gestionar su pericia y saber hacer con cabeza. Nosotros llevamos casco porque teníamos constancia de la caída de piedras cuando hay mucha gente y así pudimos comprobar. Bajo mi punto de vista es el elemento más peligroso de la ruta ya que es el único que no podemos controlar. Por lo que recomiendo llevar el casco y sobre todo tener cuidado de no tirar piedras o que no caigan.

ENLACES

Track: Wikiloc

Mendikat: Anayet

Turismo de Aragón: Ibones de Aragón

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos