Irlanda 2013: Islas Aran

Islas Aran

Situadas en la bahía de Galway, en la región de Connemara, están compuestas por tres islas: Inish Mor, Inis Meain e Inis Oirr.

Se consideran el último reducto de habla gaélica como idioma principal, sus poblaciones son de origen pescador.

Inis Mor, es la isla mayor, que cuenta con ruinas de fortalezas teniendo como principal punto turístico la fortaleza Dun Aonghasa.  Inis Meain tiene la fama de ser el mejor lugar para aprender gaélico e Inis Oirr, siendo la más pequeña, dicen que posee la mayor belleza de las tres.

Existe un documental “Los hombres de Aran” que cuenta la vida de los habitantes de las islas, siendo una vida de supervivencia y lucha contra la naturaleza y el mar.

Los puntos de interés de la isla principal son:

  • Kilmurvy: Una de las playas principales de las islas.
  • Na Seacht d´Teampaill (Las siete iglesias): Ruinas del recinto monástico dedicado a San Brecan, datadas entre los siglos IX y XV.
  • Dún Aonghasa: Fuerte de la edad del hierro o bronce.

Teniendo otros muchos sitios de interés que visitar si se dispone de tiempo.

Como anteriormente hemos comentado el punto fuerte de las islas es la fortaleza de la edad de Bronce, Dún Aengus. Situado en la cima de un acantilado de 100 metros permite otear cualquier punto de la isla principal y gran parte de las aguas que lo rodean. Aengus es un dios precristiano de la mitología irlandesa, al que fue dedicado este fuerte.

Consta de cuatro muros de piedra semicirculares y concéntricos siendo el eje de los círculos el propio acantilado.

COMO LLEGAR Y OPCIONES DE TRANSPORTE

Para llegar a las islas debemos coger el Ferry, los cuales salen de Doolin (90 min) o de Rossaveal (40 min), la empresa se llama Aran Island Ferries y no es necesaria la reserva pero en la época estival hay una gran afluencia de gente. El primer ferry sale a las 8:15 y el ultimo vuelve a las 18:30, aunque los horarios varían según el mes.

Hoy tocan las islas Aran, para coger el ferry optamos por ir a Rossaveal, un camino fácil bordeando la costa, aunque en un cruce hay que tener cuidado y tomar el desvío hacia el pueblo ya que está mal indicado.

Una vez en el pueblo, aparcamos (opcionalmente podemos dejar el coche en un parking por 5€ todo el día) y cogemos los billetes para la embarcación.

Tras una media hora larga de viaje, llegamos a Kilronan (la población principal de Inismore) y optamos por coger unas bicicletas, hay varias tiendas de alquiler de bicicletas y nosotros optamos por la más cercana (Aran Bike Hire) y rutear por la isla a nuestro aire, son 10€ por cabeza.

Existen otras opciones para visitar la isla, la más económica es ir andando pero con poco tiempo poco puedes visitar, las otras son ir en coche de caballos o en microbús, que puedes ver la isla entera perfectamente pero no tienes la libertad que te ofrece la bicicleta.

RECORRIDO

Comenzamos la vuelta en bici por el camino norte que nos permite ver la costa playera de la isla, parándonos en el primer punto que nos llamó la atención, una colonia de focas. Hay que tener paciencia para verlas, pueden estar nadando y dejan una estela en el agua tras la cabeza o pueden estar en tierra y si no se mueven pasar desapercibidas como rocas. Mi consejo, tomarte tu tiempo hasta que veas alguna y podrás ver más de las que crees.

Seguimos la ruta hasta la playa de PortMury o Port Mhuirbigh, donde tras un descanso y avituallamiento decidimos recorrer la isla entera llegando hasta el punto más lejano al Oeste, cercano a Bun Gabhala. Así pues, tomamos dicho camino y pasamos por pequeñas poblaciones de habitantes hasta llegar al lugar llamado Seven Churches (Na Seacht d’Teampheall).

Aunque su nombre sugiera que hay siete iglesias, no os quedéis desilusionados cuando veáis las ruinas de solo dos de ellas, ya que posiblemente las otras estén derruidas, actualmente, ejerce como cementerio tanto antiguo como reciente. Un buen lugar para obtener fotografías de cruces celtas.

Tras una vuelta por el recinto monástico, seguimos subiendo y bajando cuestas entre parcelas amuralladas hasta llegar a Bun Gabhala, donde comimos cerca de la orilla, viendo la isla de Brannock y el faro de Rock Island.

Un pequeño descanso y vuelta a pedalear esta vez para llegar a Dun Aengus, para subir, hay que llegar a Kilmury (Cill Mhuirbhigh) y dejar las bicis en un aparcamiento acondicionado para ello (no hay que preocuparse de candarla y puedes dejar el casco) ya que todas las bicicletas son alquiladas).

Desde el aparcamiento hay que subir andando, pasando previamente por el centro de interpretación de la fortificación, que cuenta también con cafetería y pagar (en nuestro caso 1 €/persona, por ser “estudiantes”).

En el fuerte impresionan los acantilados y el control que tenían sobre los alrededores, a mi el fuerte no me llamo nada la atención, aunque para ser un fuerte de 2000 a.C. es una buena obra de ingeniería.

Nuestro siguiente y último punto es el llamado “Worm Hole” o Agujero de gusano, una piscina rectangular natural situada en los acantilados al sur de Dun Aengus, a la que se llega siguiendo las indicaciones desde Gort na gCapall. En nuestro caso, intento fallido, ya que anduvimos por los cortados costeros pero no encontramos el lugar, posiblemente por estar la marea alta.

Tras este mini-fracaso, seguimos la ruta para volver a Kilronan pasando por las alturas de Dun Arann. Una vez en el pueblo nos tomamos un café esperando al ferry  y visitamos el museo-tienda del jersey de Aran, un paraíso para los amantes del jersey de lana, en los que me incluyo.

De vuelta a la gran isla, tomamos el coche con destino Kerry. Tras unas horas de viaje nos disponemos a buscar el alojamiento que teníamos elegido, que no reservado, pero ya es tarde y nos hemos dado cuenta de que Irlanda es como Galicia, esta todo compuesto de pequeñas aldeas con casas dispersas y aunque estés en el mismo lugar, para encontrar una casa necesitas la suerte de tu lado.

GALERÍA

CONCLUSIONES

Las islas Aran son un lugar para visitar si tienes tiempo suficiente en tu viaje, un bonito paraje donde la costumbre de poner muro a cada finca se eleva a su máximo exponente. Pequeñas y acogedoras, eso sí llenas de bicicletas.

En cuanto la anécdota nocturna, he de dar la gracias por su amabilidad a la gente que nos ayudó en Beaufort, que nos consiguieron habitación casi a media noche.

ENLACES

Ferry: Aran Island Ferries

Track: Wikiloc

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos