Al filo de lo Improbable

Experiencias narradas, relatos vividos

Conversaciones Improbables: Alexander Pereda (entrevistador improblable, entrevistado)

| 1 Comentario

conv_improbables_2

 

Para celebrar que hace poco tiempo superamos los 1000 seguidores tanto en Twitter como en Facebook, y dado que muchos de vosotros no me conocéis ya que la web la centro en la naturaleza y la montaña y no en mi. Decidí que esta conversación se tratase fuese al revés y que vosotros me hicieseis las preguntas a mi. La verdad es que habéis estado a la altura y han salido buenas preguntas.

Hoy en Conversaciones Improbables, el mismo que escribe: Alexander Pereda, el entrevistador improbable, entrevistado

 ¿Playa o Montaña?

Sin dudarlo Montaña ¿pero qué pregunta es esta? Odio la arena, bueno, odio tener arena encima, aunque acepto una unión de ambas, hacer montaña saliendo de la playa, como la ruta a Candina desde Sonabia.

¿Cuál fue el primer pico y con qué edad?

No tengo muy seguro que montaña subí la primera vez, pero si cual recuerdo como la primera y fue Atalaya en Álava a la que volví hace no mucho para rememorar la salida.

Alexander Pereda

¿Cuál ha sido el momento más angustioso que has pasado en la montaña?

Pues un susto que tuvimos un compañero y yo, cuando este calló por una ladera nevada, por suerte no pasó nada. Pero en los primeros instantes, sentí verdadero pánico.

¿Qué ascensión recuerdas con mayor alegría y emoción?

Recientemente la Integral de Mampodre fue un compendio de emociones. Es una zona tan agreste y bella, que uniendo eso a la salida que hicimos pernoctando en un chozo y subir con los mochilones para conquistar los 6 x 2000 de la integral…aunque cuando Avigamo me dijo que existía una superintegral de 13 cimas, decidí quedarme con el recuerdo de esa ascensión.

¿Cuál es ese lugar al que irías en cuanto tuvieras oportunidad?

Pues solo hay una montaña que me tiene obsesionado y que veo de momento improbable ascender, el Cervino. Su silueta es la de la montaña perfecta y aunque sé que esta masificado, es uno de mis deseos montañeros.

¿Cuál es tu montaña favorita? ¿Y sierra, bosque, árbol, ave, animal?

Pues creo que eligiendo entre todas las que he subido, tengo que decir que el Espigüete, en la Montaña Palentina. Por su situación y su silueta, desde que la conozco siempre me ha atraído y es un punto de referencia cuando lo consigo otear en las panorámicas.

Mi sierra favorita, la sierra de Cantabria en Álava y La Rioja, mi bosque posiblemente el bosque de Altube. Mi árbol preferido el haya. Y el ave que más me gusta Martín Pescador y también el Cernícalo Vulgar. Y un animal…Gato Montés.

Sierra de Cantabria

¿Cuál es la cumbre que más te ha costado ascender?

Depende de por donde lo mires, aunque no lo creáis, físicamente ha sido Peña Mesa en Las Tuerces, ya que no tengo nociones de escalada y tuve que volver 3 veces hasta que Diego me ayudó a subirla.

Quitando eso, hay una montaña que no logré ascender, estando a 100 metros escasos de su cima, el Balerdi en Aralar. Lo intenté en un momento complicado por temas familiares y la situación personal no me permitió cruzar la cresta. Desde entonces no lo he vuelto a intentar y habré pasado crestas mucho peores.

¿Cuál es el mejor recuerdo de tu infancia?

De mi infancia muchos, pero como la web va de montaña voy a contar uno relacionado con ella:

Estábamos paseando por el monte mis padres, sus amigos, los hijos de estos y el que escribe, cuando en una campa a lo lejos vimos un carnero. Al principio no le dimos mayor importancia hasta que al rato vimos que corría hacia nosotros y los adultos nos subieron a los niños a una roca que había de cierta magnitud, para posteriormente echar por patas con el carnero detrás.

Por suerte nadie salió magullado.

¿Cuándo tienes problemas tienes la necesidad de subir montañas para encontrar la paz? ¿Qué sientes cuando estas en la montaña? ¿Cuándo te caes y te vuelves a levantar cuáles son tus valores y de quien lo aprendiste?

Las respuestas a estas preguntas las contesté en la reflexión de ¿Por qué me gusta subir montañas?

¿Para qué (no por qué) subes montañas?

Si en vez de razones tengo que buscar objetivos, creo que es para evitar sentir la sensación de necesidad de estar en la montaña. He tenido periodos de inactividad montañera por lesiones o circunstancias personales y al final he acabado sintiendo una especie de ansiedad producida por no poder ir al monte, podríamos llamarlo “mono”…

¿Si fueras al k2 en invierno que alpinista de cordada elegirías? ¿Cuál es tu aventurero favorito?

Ambas tienen la misma respuesta: Jorge Egocheaga y Simone Moro. Ambos son mis ídolos en la montaña, por sus valores, y si a eso le juntas que son extraordinariamente buenos…que más puedes pedir.

¿Crees que la falta de dinero es una excusa para no hacer montaña?

Lo primero es comer y vivir, pero para hacer montaña no hace falta gastarse dinerales como hace la gente.
Yo recuerdo cuando era adolescente que no tenía ni coche ni nada. Y para ir al monte, cogía el autobús comarcal y me acercaba a hacer las rutas, teniendo siempre en cuenta cuando pasaba el último autobús de vuelta.

¿Qué libro de Alpinismo te ha cambiado o influido en tú vida?

No soy muy de leer libros sobre alpinismo, me gusta practicar la montaña, pero luego prácticamente todo lo que leo son reseñas o crónicas sobre futuras ascensiones que quiero realizar.

Aunque sí que recuerdo que me marcó cuando lo leí, el libro de Lionel Terry, Los Conquistadores de lo Inútil.

¿Qué sientes cuando estas con tus pares o iguales cuando haces lo que más te gusta?

Cuando vas con tus compañeros habituales al monte, y sobre todo cuando has pasado alguna penuria junto a ellos, llegas a sentir una conexión muy cercana con ellos. Y que, aun siendo personas diferentes con caracteres dispares, no dudas en confiar tu vida en momentos clave de los retos que hacéis juntos.

¿Qué sentimientos te produce la idea de emprender una nueva aventura?

Siempre estoy buscando nuevas aventuras, nuevos lugares que visitar. Los que me conocen saben que no me gusta repetir rutas, aunque pueda hacer alguna excepción. Hay demasiadas montañas como para andar haciendo las mismas y nunca sabes que te puedes encontrar en cada una de ellas.

¿Por qué? ¿Por qué no?

¡Que pregunta más ambigua! Siempre es bueno realizarse preguntas de lo que vas a hacer para saber qué puede pasar. Pero si los riesgos no son peores que los beneficios (y en algunas situaciones, aunque sean peores) ¿porque no intentarlo? Hay una frase típica de Galicia que utilizo mucho en estas situaciones: Malo será (expresa que aunque las decisiones que tomes o las acciones que hagas tengan momentos complicados, al final saldrá todo bien).

Gracias a todos los seguidores que me habéis hecho preguntas, espero que, con esto me conozcáis un poco más. Y aunque no haya puesto todas, por no extender mucho, os agradezco a todos vuestro interés.


 

Otras Conversaciones Improbables: Listado

Al Filo de lo Improbable: Facebook, Twitter, Youtube, Flickr, Email, Wikiloc, RSS, Ibilbideak

Un Comentario

  1. Pues ale, ya conocemos un poco más de tí. Nosotros como te conocimos en las Tuerces mientras nosotros pajareábamos, cara ya te habíamos puesto.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Experiencias narradas, relatos vividos
A %d blogueros les gusta esto: